Babka con lemon curd

Babka con lemon curd

Este Babka con Lemon curd me sorprendió muchísimo. Tras ver a varios bloggers preparar el típico Babka con chocolate, me decidí a preparar uno. El problema es que tenía que usar los restos de lemon curd que tenía después de hacer otra tarta. Aunque no había hecho antes un Babka, decidí probar con el relleno de lemon curd. ¿Qué podría ir mal?

El babka es un dulce que nunca había visto pero que por alguna razón, empezó a aparecer y yo, como mosca atraída a la miel, me uní al reto. Se trata de un tipo de bollería similar a un brioche, pero con dos extras exquisitos, un relleno y ¡un almíbar! Utilicé como base la receta de un genial blog que se llama Pimienta Dulce. Su página está en inglés y en español y hacen unas recetas con masa madre que están genial.

Un poco de historia sobre el babka

El babka es un dulce judío con orígenes sobre el siglo XIX en Polonia y Ucrania aunque sus raíces eslavas se remontan a siglos atrás. Se trata de una masa leudada trenzada con relleno y su nombre proviene del diminutivo de la palabra abuela, sería algo así como abuelita ¿no os parece tierno?😊 Su relleno estaba compuesto principalmente por mermelada de fruta o canela ya que el chocolate era muy difícil de encontrar. El babka con lemon curd no existía desde luego, pero se empezó a comercializar más a partir de la década de los 50 con rellenos diferentes como la pasta de almendras y las semillas de amapola. En algunos comercios se empezó a cubrir por encima con streusel.

Más tarde, el babka llegó a Estados Unidos gracias a la inmigración, principalmente llegó a Nueva York. Es a partir del 2010 cuando se vuelve más conocido gracias a la bakery Breads Bakery del israelí Gadi Peleg en la ciudad de Nueva York. Rellenos no tradicionales fueron añadidos aquí y versiones como el babka de chocolate, el babka con cheesecake o el babka salado relleno con queso feta nacieron para quedarse. El babka se ha convertido en un dulce muy popular desde entonces y puede ser encontrado en los supermercados americanos.

Volvió desde entonces a Europa en su forma reinventada y más popular ahora, el babka de chocolate.

No sé si te he contado ya que mi marido es polaco, y por tanto estoy probando algunas recetas polacas de vez en cuando que me están sorprendiendo mucho. No tenía ni idea de que el babka podría tener orígenes polacos, pero me ha gustao mucho descubrir esta receta. Si te animas a probar otros dulces polacos, ya he preparado algunos. Te dejo algunos a continuación:

Sernik o tarta de queso polaca: Una tarta de queso diferente, nada que ver con las típicas frías de estilo americano. Esta es una tarta con historia que va cocida al horno. La tradicional lleva pasas, pero está igual de buena sin ellas.

Tarta de manzana o jabłecznik: Un bizcocho con mucho sabor y con manzanas.

La composición del babka con lemon curd

La masa del babka

La masa del babka es parecida a la de un brioche, pero es más seca y fácil de trabajar. De hecho, la primera vez que lo hice pensé que iba a quedar muy seco. ¡Nada más lejos de la realidad! El babka con lemon curd quedó muy jugoso y tierno. Hay que trabajarla muy bien en el amasado hasta obtener una masa lisa y suave. Una vez pasado el tiempo de leudado, será muy fácil de extender y enrollar.

El relleno del babka

El relleno orginario de esa receta era mermelada o canela, pero la versión más moderna por la que yo conocí el babka, es la rellena de chocolate. También he visto el babka relleno de chocolate y fruta seca, pero no lo he visto relleno de mermelada o canela como indican sus orígenes.

El relleno de chocolate verdaderamente le aporta mucho atractivo a esa receta ya que crea un contraste muy bonito entre la masa blanca y el relleno oscuro. Esto se ve enfatizado con los giros que lleva la masa a modo de twist.

Yo me decidí a hacer un babka con lemon curd porque tenía restos de esta crema y la verdad es que quedé muy sorprendida con el sabor y la jugosidad que aportó el lemon curd. Tengo que probar a hacer un babka de chocolate para ver la diferencia con el babka con lemon curd.

Prácticamente se podría hacer un babka con casi cualquier relleno, así que te animo a probar los gustos que más te apetezcan. Eso sí, ten cuidado al enrollar y trenzar el babka. Mi babka de lemon curd se volvió muy resbaladizo y difícil de manejar. Si te apetece probar otras recetas con lemon curd, empieza por el Lemon pie, toda una delicia.

Si no conoces el lemon curd ¡tienes que probarlo! cuanto antes. Se trata de una especie de crema pastelera en la que no se añade leche, sino agua y limón. El resultado es una crema untuosa, dulce y ácida que enamorará a los amantes del limón. Esta receta de babka con lemon curd es perfecta para iniciarse.

El almíbar del babka

Fue gracias a una de mis cadenas de Bakery favoritas en Londres que descubrí esto de la bollería jugosa y con un “no sé qué” que te encanta. Esta Bakery se llama Ole & Steen y es de origen sueco. Aunque algunos de sus productos parecen secos, son bastante jugosos cuando los pruebas sin necesidad de añadir cremas. Yo no sabía cómo conseguían esa textura sólo con el relleno, pero el secreto está en el almíbar.

Ya sé que pensarás en el almíbar no es una gran cosa y seguramente quieras obviarlo porque no quieres añadir más azúcar al dulce, pero créeme si te digo que aporta muchísimo en la bollería en general. Cómete una porción pequeña, pero no dejes de añadir el almíbar. No estoy hablando de empapar todo como si fuese un babá italiano o un bizcocho “borrachito” como lo llaman por mi tierra, pero la idea es básicamente la misma.

Te recuerdo además que al almíbar ayuda a conservar los dulces por su alto contenido en azúcar y por tanto, tu babka te durará algo más de tiempo tierno y jugoso.

Babka con lemon curd

Un delicioso trenzado de masa tierna tierna entrelazada con una crema untuosa de limón. Propio de una babka, o abuelita en polaco.
Tiempo de preparación40 min
Tiempo de cocción40 min
Tiempo de leudado2 h
Plato: Postre
Cocina: Europea, Polaca, Ucraniana
Keyword: babka, lemon curd
Autor: Teresa

Ingredientes

Ingredientes para la masa

  • 250 gr harina de fuerza
  • 80 gr leche fría
  • 1 ud huevo
  • 40 gr azúcar
  • 4 gr levadura seca de panadería (12gr de levadura fresca)
  • 1 gr sal
  • 40 gr mantequilla fría

Ingredientes para el relleno de lemon curd

  • 175 ml zumo de limón y ralladura (4 o 5 limones más o menos)
  • 50 gr almidón de cualquier tipo (maicena)
  • 300 ml agua
  • 50 gr mantequilla
  • 4 ud yemas
  • 2 gr sal
  • 250 gr azúcar

Ingredientes para el almíbar

  • 80 gr azúcar
  • 60 gr agua

Elaboración paso a paso

Preparación de la masa

  • Introducimos todos los ingredientes para la masa en un bol menos la mantequilla y empezamos a amasar con el gancho de una amasadora manual o en un robot de cocina. También lo podrías amasar a mano, pero te llevará más tiempo y la masa se calentará más, así que debes asegurarte de usar leche fría.
  • Cuando la masa haya tomado cuerpo, añadimos la mantequilla a cubitos reblandeciéndola un poco antes con la ayuda de un tenedor o cuchara.
  • Una bez tenemos la masa lisa y con cuerpo, la tapamos con un paño y la dejamos reposar en la nevera toda la noche o al menos 8-10 horas.

Preparación del relleno de lemon curd

  • Introducimos el agua, el zumo de limón, la ralladura, el azúcar y el almidón en un cazo y batimos con las varillas hasta disolver completamente. Seguimos mezclando hasta que espese.
  • Vertemos 1/3 de la crema sobre las yemas, mezclamos bien y devolvemos el compuesto al cazo para continuar calentando hasta que llegue a hervir.
  • Añadimos la mantequilla para terminar. Cubriremos la crema con un film transparente a contacto y la dejaremos enfriar bien antes de usarla.

Preparación del almíbar

  • Mezclamos el agua y el azúcar y los llevamos a hervir. Lo hacemos hervir durante 5 minutos y dejamos reposar.

Trenzado de la masa

  • Al día la masa debería haber doblado su volumen. La aplastamos un poco con las manos y le damos forma de cilindro. La dejamos reposar 15 minutos tapada con el paño.
  • Con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa hasta conseguir un rectángulo de medio centímetro de grosor. Dejamos la masa con la parte más larga mirando hacia nosotros.
  • Extendemos el relleno de lemon curd que tendremos ya hecho y frío.
  • Enrollamos la masa desde la parte más cerca a nosotros hacia arriba y cortamos longitudinalmente por la mitad del rollo. Asegúrate de cortar longitudinalmente, esto lo hacemos para trenzar a continuación la masa.
  • Cruzamos por la mitad las dos tiras que hemos obtenido formando una X y volvemos a cruzar la parte de arriba y la de abajo introduciendo la punta por debajo para que quede un trenzado bonito. El lemon curd es bastante pegajoso, así que debes obtener un buen resultado con la mínima manipulación posible.
  • Forra un molde rectangular de 24x12cm con papel de horno y mantequilla e introduce tu babka. Déjalo reposar durante al menos 1h para que duplique su tamaño.
  • Horneamos a 160ºC durante unos 40 minutos o hasta que el babka esté dorado y precioso.
  • Justo al sacar el babka, lo pincelamos con el almíbar asegurándonos de que llega a todas partes. Dejamos enfriar el babka dentro del molde completamente.

Notas

  • Puedes utilizar otros rellenos para tu babka, da rienda suelta a tu imaginación. 
  • Esta masa no es tan pegajosa como la de un brioche, no te sientas tentado a añadir más líquido, esta masa es así de tierna y fácil de manejar. 
  • Es súper importante respetar los tiempos de fermentación, asegúrate de que la masa aumenta de tamaño las dos veces y por supuesto, no metas en el horno justo después del trenzado, hay que dejar reposar la masa de nuevo ¡sí o sí!
babka con lemon curd en rodajas
Babka con lemon curd cortado en rodajas

Esta es mi receta un poco adaptada del babka con lemon curd, espero que te haya gustado y que no tardes un segundo en probarla. Eso sí, te animo a probarla con tu relleno favorito. Estoy segura de que quedarás encantado.

Molde

Un problemilla con el que me encontré fue el de no usar un molde adecuado. Yo tengo un molde estupendo de 20x20cm y pensé en usar una lámina de cartón para dividirlo en dos y así obtener un molde de 20x10cm. El problema es que el babka aumentó de tamaño ejerciendo presión sobre el cartón y obtuve un babka un poco abombado por un lado menos hecho por ese lado.

Al final, un molde tiene que tener sus cuatro paredes del mismo material y no es algo arbitrario el que se use metal en los moldes. El metal conduce mejor el calor y eso hace que nuestra preparaciones aumenten de tamaño rápidamente. Quedé contenta con mi babka con lemon curd, pero el resultado hubiese sido mucho mejor con el molde adecuado. Para la próxima, no me lo pienso, mi babka tendrá su molde adecuado.

Te dejo por aquí los que estoy comparando para hacer hacer un babka estupendo. Tengo ya un molde de la marca Masterclass y la verdad es que estoy muy contenta, el metal es grueso y de buena calidad. Si te resulta muy caro, la otra opción también me parece buena por sus tamaño más estándar, su precio y sus opiniones. Espero que te sea de utilidad.

También puedes seguirme en mi perfil de Instagram si aún no lo haces. Estarás al tanto de todas las recetas que voy publicando:

@reposteria.info

¡Dulces abrazos!

Nota: En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.