Casita de Jengibre o Gingerbread House

Casita de Jengibre o Gingerbread House

Una casita de jengibre no puede faltar en la Navidad. Es una idea estupenda para pasar una tarde divertida con los más pequeños de la casa a la vez que obtenemos una decoración muy típica navideña que durará hasta el último día (a menos que alguno le pegue un bocado antes).

Aunque esta casita se puede comer perfectamente, la masa no es la más sabrosa para preparar tus galletas de jengibre. Esta masa es algo más dura y resitente para asegurarnos de que la casita de jengibre se mantiene en pie y no se deshace con el paso de los días. Está bien comerse alguna que otra galleta extra como consecuencia de los restos de la casita, pero céntrate en producir una casa bonita primero (si puedes) porque el olor seguro que te tienta.

Lo más divertido de hacer una casita de jengibre o Gingerbread House es que puedes decorarla como más te apetezca. Puedes usar gominolas y recortar la masa como más te guste para obtener personajes, árboles o incluso animalitos.

Indicaciones generales antes de empezar tu casita de jengibre

Es bueno saber un par de cosas si nunca has hecho una casita de jengibre antes. Empezaremos haciendo la masa para las galletas, tendrás que extenderla sobre una superficie lisa y trabajar más o menos rápido. Lo ideal es trabajar con la masa templada, si esta se enfría, resultará más dificil de extender.

Después horenaremos las galletas o partes de la casita y haremos un glaseado blanco o de color (puedes dividir y añadir colorante para obtener tantos glaseados de color como quieras) para unir las partes de la casita y decorar.

Básicamente se trata sólo de eso, hacer galletas planas, unir y decorar. Procura no hacer formas como si estuvieses usando plastilina ya que será difícil de hornear. Todo debe ir en forma de galleta de más o menos el mismo grosor para asegurar un horneado por igual.

Ingredientes necesarios para hacer una casita de jengibre

Como ya te he explicado antes, no se trata de una casita hecha para comer al instante, pero sí que tiene que estar buena por si alguien se anima y por supuesto, debe tener un color bonito y una superficie lisa.

Azúcar integral mascabado

El color de la galleta viene dado principalmente por el azúcar integral mascobado, si no la encuentras, usa azúcar moreno. Podrías usar azúcar blanco, pero te quedará una casita más bien blanca y con poco contraste con el glaseado blanco.

Harina

Al tratarse de una receta de galleta, puedes usar una harina normal de todo uso. Si quieres saber más sobre los diferentes tipos de harina que hay y sobre sus usos, pásate por mi artículo sobre tipos de harinas.

Tipos de Harinas

Jengibre

No te preocupes si no te gusta el jengibre, como ya te he comentado, es el azúcar el que aporta el color a la galleta. Puedes añadir otras especias con el jengibre o en su lugar. Funcionan bien la canela, la nuez moscada, el clavo molido y el cardamomo molido.

Miel

La receta original se realiza con golden syrup. El golden syrup es un sirope de azúcar espeso que se encuentra ya listo para usar. Lo podrías realizar tú mismo, pero la miel es un sustituto fantástico que además añade algo de sabor. Podrías usar melaza también si la encuentras.

Plantilla descargable

Aquí te dejo una plantilla descargable por si no te atreves a cortar tú mismo con un cuchillo las partes de la casita. Imprime la plantilla, recorta y úsala como guía una vez hayas extendido la masa de galletas sobre una superficie limpia y lisa.

Ahora ya tienes todo lo necesario para empezar con la receta. ¡Aquí la tienes!

Casita de Jengibre o Gingerbread House

Una casita toda hecha de galleta y decorada con glaseado. La actividad perfecta para disfrutar en familia creando una típica decoración navideña.
Tiempo de preparación1 h
Tiempo de cocción10 min
Tiempo de montaje1 h 30 min
Tiempo total2 h 40 min
Plato: Snack
Cocina: Europea
Keyword: casita de jengibre, gingerbread, glaseado espejo, jengibre
Raciones: 6 personas
Autor: Teresa

Ingredientes

Ingredientes para las galletas de jengibre

  • 185 gr mantequilla
  • 150 gr azúcar integral mascabado (o azúcar moreno)
  • 75 gr miel
  • 450 gr harina
  • 1 cda bicarbonato
  • 2 cda jengibre molido

Ingredientes para el glaseado

  • 1 ud claras de huevo
  • 330 gr azúcar glass
  • 1/2 ud limón (sólo el zumo)
  • 2 gotitas colorante líquido o en polvo (opcional)

Ingredientes para la decoración

  • bolitas de colores, fideos, golosinas etc.

Elaboración paso a paso

Preparación de las galletas de jengibre

  • Derrite la mantequilla con la miel y el azúcar a fuego medio. Espera hasta que el azúcar esté casi disuelta.
  • Vierte la mantequilla derretida sobre la harina, el bicarbonato y el jengibre en polvo y mezcla todo bien hasta obtener una masa bastante grasa.
  • Ya tienes la masa lista. Espera unos minutos porque estará muy caliente, pero es importante que no dejes que la masa se enfríe mucho o será difícil de extender y quedará con marcas. Puedes colocar un paño de cocina por encima para evitar que se enfríe muy rápido.
  • Extiende la masa con un rodillo o con la ayuda de un vaso de tubo hasta obtener un grosor de unos 5-7mm y recorta las partes que necesita para obtener la casa con un cuchillo. Puedes descargarte el pdf guía y usarlo como plantilla o diseñar tu propia casita y recortar sus partes. Normalmente necesitarás dos rectángulos para los lados de la casita, dos polígonos de cinco lados para la parte delantera y la trasera y dos rectángulos más para el techo. También necesitarás hacer una base rectangular grande de galleta donde apoyar la casita o usar un cartón decorado como más te guste. La chimenea, los árboles y las figuras son extras que puedes recortar a tu gusto usando un cuchillo o un cortador.
  • Coloca con cuidado las galletas sobre una bandeja de horno con papel de horno y hornea durante unos 8 minutos a 200ºC. Ten en cuenta que las galletas más pequeñas se hornearán antes y las más grandes tardarán un poco más. Es buena idea hornear a la vez galletas del mismo tamaño para no estar abriendo y cerrando el horno.

Preparación del glaseado

  • Monta ligeramente las claras con el zumo del medio limón hasta que empiecen a espumar.
  • Añade cucharadas de azúcar glass mientras sigues montando hasta obtener una especie de merengue bien espeso. Es imporante la consistencia, mientras más líquido, más tardará en secarse y más difícil será de montar la casita. Si te queda muy líquido, añade más azúcar glass. Si te queda muy espeso, añade gotitas de agua poco a poco.
  • Puedes dividir el glaseado en diferentes recipientes y añadir unas gotitas de colorante líquido o en gel a cada uno para obtener diferentes colores. Puedes usar uno verde para los árboles y alguno rojo para hacer flores en las ventanas. Idealmente, usa blanco para pegar las galletas y para la decoración del tejado. Debería quedar como una casa toda nevada.
  • Una vez tengas listo el glaseado, cúbrelo con un film o introdúcelo en cajitas herméticas para que no te cree una costra por encima.
  • Si te resulta más difícil la decoración en vertical, decora primero todo y después monta la casita y pega los árboles y figuritas sobre la base. Si se te da bien la decoración en vertical, puedes montar la casa primero y después añadir la decoración. En mi caso, yo decoré las paredes primero, después monté las cuatro paredes con cuidado de no tocar las decoraciones. Por último añadí el tejado cuando ya estaban las paredes fijas y lo decoré. Los árboles y el exterior lo terminé mientras esperaba a que se secasen las cuatro paredes.

Montaje de la casita de jengibre

  • Te recomiendo empezar montando las cuatro paredes de la casa ya que tardarán un poco en secarse y aguantar el tejado. Puedes usar una manga pastelera con la punta cortada para añadir glaseado en los lados de las galletas y unir las partes de la casa. Si no tienes manga pastelera, usa una bolsa con una punta cortada o siemplemente utiliza un pincel de manualidades.

Notas

  • Recuerda que el color lo aporta principalmente el azúcar integral 
  • Es imporante trabajar la masa mientras está templada para obtener un acabado liso y bonito. Céntrate en cortar primero las partes de la casa que serán más visibles.
  • Es normal que la masa quede muy grasa, puede que tengas que secarte las manos con papel de cocina de vez en cuando. 
  • Puedes ayudarte de una hora de papel de hornear por arriba y otra por abajo de la masa a la hora de extender con el rodillo. 
casita de jengibre
Casita de Jengibre

Sigue todos los pasos y estoy segura de que tu casita quedará perfecta. No dudes en enviarme tus resultados. Estaré encantada de ver vuestras creaciones.

Mi casita de jengibre es más bien sencilla, pero añadiendo un poco de color y de golosinas os puede quedar preciosa. Lo difícil va a ser mantener las manos alejadas de la casita por el resto de las navidades.

Conservación de la casita de jengibre

Esta casita de jengibre la puedes conservar perfectamente a temperatura ambiente. Normalmente suele acabar en la basura después de las Navidades ya que todos estarán hartos de dulce y nadie querrá comerse la galleta dura después de casi un mes cogiendo polvo.

Sin embargo, no tienes por qué seguir la tradición. Si te apetece hacerla y después comerla en el mismo día… ¡adelante! Es tu casa y puedes hacer lo que quieras con ella. Es más, prepara una de vez en cuando y así practicas e innovas.

Eso es todo por ahora, si quieres seguir en contacto conmigo, puedes seguirme en mi perfil de Instagram si aún no lo haces. Estarás al tanto de todas las recetas y noticias que voy publicando:

@reposteria.info

¡Dulces abrazos!

Teresa



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Recipe Rating




Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.