Crema diplomática o chantillí italiana

La crema diplomática es una mezcla de crema pastelera y nata.

Esta crema es un básico de la pastelería y se puede usar en mil recetas. La podemos usar como relleno para tartas, profiteroles, eclairs etc. Añadiendo un poco de gelatina como en la receta que os indico más bajo podéis obtener mayor consistencia para vuestros rellenos. Esta versión es también genial a modo de mousse con frutas o chocolate ya que al día siguiente se vuelve muy espumosa y con una textura muy parecida a la de una mousse.

crema o chantillí italiana
Crema diplomática recién montada

La crema diplomática o chantillí italiana es básicamente una mezcla de crema pastelera y de nata montada. Habitualmente se utiliza la misma cantidad de crema pastelera que de nata montada pero esta proporción puede variar según el uso que le queramos dar a nuestra crema. A mayor cantidad de crema pastelera, más densidad, a mayor cantidad de nata, mayor ligereza.

Además podemos dar sabor a nuestra crema diplomática de una manera muy fácil, dándo sabor o aromatizando nuestra crema pastelera. Os explico cómo en el siguiente post:

Cómo dar sabor o aromatizar la crema pastelera

Un buen ejemplo de cómo utilizar una crema diplomática o chantillí italiana es la receta que hice para San Valentín. Podéis darle una ojeada para más inspiración.

Receta Tarta meringata con crema de avellanas – Especial San Valentín

Ingredientes

  • 250 gr. leche entera
  • 80 gr. azúcar
  • 80 gr. yemas de huevo
  • 25 gr. almidón de maíz o de arroz
  • 400 gr. nata para montar
  • 10 gr. de gelatina en polvo o 2 hojas de gelatina

Preparación

Tiempo necesario: 15 horas.

  1. Mezclar yemas con azúcar y almidón.

    Mezclamos los tres ingredientes rápidamente para que las yemas no coagulen en contacto directo con el azúcar.

  2. Hervir la leche.

    Ponemos la leche en un cazo a hervir.

  3. Verter la leche sobre la mezcla de yemas.

    Vertimos con cuidado removiendo al mismo tiempo para que las yemas no se cuezan.

  4. Calentar la crema hasta que espese.

    Devolvemos la mezcla al cazo donde hervíamos la leche y continuamos removiendo hasta que la crema espese. Este proceso tomará un buen rato ya que el almidón empieza a activarse entre 72 – 90ºC según el tipo. Lo mejor es esperar hasta que la crema hierva y después espese.

  5. Dejar atemperar la crema pastelera.

    La podemos cubrir con un film transparente a contacto para que no cree una película más seca en su superficie.

  6. Añadir la gelatina.

    Añadimos la gelatina cuando la crema esté aún templada para conseguir una mejor incorporación.

  7. Semi montar la nata.

    Montamos la nata poco a poco para conseguir una estructura más sólida. Si montamos a la máxima velocidad, se crean burbujas más grandes en el interior de la nata, pero más frágiles.

  8. Añadir la crema pastelera a la nata.

    Añadimos la crema pastelera a la nata a temperatura ambiente y poco a poco. Si la crema pastelera está muy fría o grumosa obtendremos una crema diplomática muy grumosa también. Lo mejor sería batir bien la crema pastelera antes de añadirla a la nata para asegurarnos de que no hay grumos.

Para terminar os dejo un vídeo que explica muy bien la incorporación de la crema pastelera a la nata así como los diferentes usos de esta crema.

Si habéis seguido bien todo el proceso habréis obtenido una crema diplomática estupenda. Espero que la uséis mucho a partir de ahora en vuestras preparaciones.

crema y hojaldre
Crema diplomática

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.